El desafío y la pasión por aprender

¿ Qué es enseñar? y ¿Quiénes nos enseñan? Una de las principales contribuciones críticas de Freire a la pedagogía, que obligo un replanteamiento del proceso de enseñanza –aprendizaje, nos afirma que no es posible transmitir o transferir unos conocimientos de una persona a otra, aquí es donde nace toda la visión de Paulo Freire sobre la educación bancaria, como ese proceso de depositar los contenidos en el educando por el educador sin dar opción de ver la educación como comunicación y dialogo, creando así sujetos pasivos e ignorantes donde su único cometido es memorizar y repetir los conceptos que les han sido transferidos por el educador, quien parece ser el único que posee la verdad.
En la actualidad la figura del educador se relaciona a menudo con la de facilitador o coordinador que interviene en el proceso de enseñanza-aprendizaje, creo que esta visión del educador es una grave error, ¿ Facilitar el proceso de que? y ¿ de quienes? Si facilitamos el proceso de asimilación de contenidos caeríamos de nuevo en esa imagen autoritaria del docente y si lo vemos como el facilitador que forma parte del grupo y motivas los conocimientos de un grupo más democráticos y participativo, si solo se dedica a facilitar el proceso de aprendizaje, perdería su compromiso con la educación, estaría fuera del grupo incluso podría parecer que está por encima del grupo al dominar esos contenidos que el facilitaría, y los más importante donde estaría ese dialogo entre educador y educante en cual todas las partes aprenden y enseñan.

Todas estas observaciones nos van a llevar como dice Oscar Jara a evolucionar de ese educador-facilitador al rol de un desafiador.
Y ahora yo me pregunto ¿qué es un desafiador? Pues bien para Jara  “ pensarnos como desafiadores o desafiadoras, supone colocarnos como actores y actoras del proceso: sujetos activos y comprometidos con las personas con quienes trabajamos, con su contexto, sus dilemas, sus opciones y alternativas posibles. Por eso, tal vez el primer desafío viene por parte del grupo hacia nosotros, son ellos y ellas quienes nos desafían con sus preguntas, sus intereses( o sus desintereses), sus conocimientos, afirmaciones o negaciones sobre los contenidos a trabajar, su percepción sobre nosotros/as sobre nuestro papel, nuestras capacidades o nuestros comportamientos, sus expectativas, sus palabras o sus silencios… su sola presencia en un espacio educativo significa ya un desafío para nosotros/as”  Sentirse así es la primera fase de esta evolución de roles que deberían de poner en marcha todos los educadores del sistema para generar el proceso de aprendizaje, ser conscientes de que nadie es la fuente del conocimiento absoluto sobre los contenidos a trabajar, saber que las personas del grupo también tienen sus saberes, interrogantes y cosas que aportar y por otro lado saber que podemos hacer frente a este desafío porque llevamos detrás una preparación que tenemos herramientas y procedimientos para abordar esta tarea y lo más importante estar abierto al aprendizaje, convertirnos en educadores/as-aprendientes.

Entonces este es el punto de partida en cual podemos desafiar al grupo con preguntas, materiales de apoyo para ofrecer más elementos de información, abriéndoles la mente con nuevas propuestas, generando debates , ampliando sus conocimientos y claro evidentemente todo esto nos llevara a otras respuestas que nos desafiaran a nosotros, en definitiva nos convertirá en aprendientes, que estaremos siempre aprendiendo, día tras día.

De esta manera, en el equilibrio de desafiar ( con los limitados saberes propios) y ser desafiado( con los saberes que también tienes los otros), es donde nace la posibilidad para la construcción del conocimiento. Y como diría Freire “ el acto de enseñar es un momento fundamental para aprender”.

Fuente: http://www.iepala.es/IMG/pdf/CEAAL_El_desafio_y_la_pasion_por_aprender-Oscar_Jara.pdf




Comentarios

  1. Hasta ahora habíamos hablado del rol de guía, facilitador,...en contraposición de la educación bancaria, pero tienes razón en tu reflexión sobre que podemos caer en el mismo error...
    El rol desafiador ha sido nuevo para mí, pero creo que tenemos que conocer muy bien a Freire porque él decía..."no quiero que me repitan;¡quiero que me reinventen!"...y también podemos caer en el error de no reinventarlo y repetirlo.

    ResponderEliminar
  2. Como apuntais, cada uno debe buscar un estilo propio. Es lo que realmente hará que seamos auténticos y que pueda funcionar.
    Yo soy curiosa y me encanta jugar, como los niños... y jugando me gustaría que los alumnos de la ESO recuperaran la curiosidad que tenían cuando eran más pequeños.
    Lo he aprendido de mis hijos, les encanta jugar al escondite y escondense cosas para seguir jugando

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

"No dejaré que el resultado de un examen decida mi destino"

La creatividad: un valor en educación